2020 será el año en que cambiaron nuestras vidas en todos los sentidos. La pandemia ha alterado nuestro modo de interactuar con los demás, con unas semanas de confinamiento en casi todo el mundo.

Pero ha habido más acontecimientos dignos de recordar, además de la Covid-19, que tiene su propio artículo de resumen anual.

Vamos a ver aquellos que no han estado condicionados por la llegada de la pandemia.

Herramientas digitales al servicio del patrimonio

La capacidad que tienen las nuevas tecnologías de aliarse con el patrimonio es casi ilimitada. Hay múltiples plataformas y herramientas que sirven para descubrirnos, en algunos casos mejor que in situ, lo mejor de nuestra herencia patrimonial.

Así sucede con la aplicación del Pórtico de la Gloria, donde la Fundación Barrié de la Maza, responsable de la restauración del conjunto escultórico del Maestro Mateo, y la empresa Second Canvas se unieron para explicar hasta el más mínimo detalle de la obra románica.

Una web también puede ser un espacio maravilloso para acercarse al patrimonio, como hacen en Art Funerari, que recopilan lo más destacado de la historia, arte y arquitectura de los cementerios de Barcelona.

Jornada Europea del Patrimonio digitalización
Jornada Europea del Patrimonio

El Departament de Patrimoni de la Generalitat enseñó a los participantes en las Jornadas Europeas de Patrimonio a crear modelos en 3D de objetos de museos a partir de fotografías con el móvil; los resultados pasan a un catálogo de Sketchfab. Y, a final de año, presentó Giravolt, un proyecto que recrea en 3D las grandes obras de los museos catalanes para llevarlas a un repositorio de Sketchfab de acceso libre.

La proyección digital del museo postcovid

También es interesante cómo el uso de la tecnología del 3D ayuda a reconstruir un patrimonio perdido. Así lo hizo Anxo Miján al devolver la Catedral de Santiago a su apariencia del final del románico, con la obra del maestro Mateo recién terminada. O la reconstrucción virtual del campamento romano de Aquis Querquennis, situado en el sur de Galicia.

El crowdfunding y la comunicación del patrimonio en peligro

Esperar a que las diferentes administraciones y los responsables de la conservación del patrimonio intervengan en la conservación y restauración de esta huella cultural parece una quimera. Para evitar un final irreparable, este año también los vecinos más comprometidos se han lanzado a buscar financiación por su lado gracias al crowdfunding o micromecenazgo.

La pequeña localidad leonesa de Valcabado del Páramo ha simbolizado este empuje vecinal, consiguiendo 31.700 euros para restaurar su artesonado mudéjar.

Detrás de todos estos proyectos de crowdfunding de restauración de patrimonio en peligro está la experiencia de Hispania Nostra, la principal asociación para la salvaguardia de la memoria histórico-artística de nuestro país. Su presidenta, Araceli Pereda Alonso ha recibido el Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales 2020, gracias en parte a los años de liderazgo al frente de esta entidad.

Polémicas de la cultura y la política

Cada año tiene su polémica en la que los políticos se entremeten en asuntos culturales: sus decisiones son unilaterales, pasando por encima de los especialistas y técnicos en cultura y patrimonio.

Ya llevamos varias temporadas del culebrón Hermitage de Barcelona, que tuvo sus episodios en Madrid, con promesas de inaugurar un gran museo que sólo interesa a unas élites económicas.

Hermitage de San Petersburgo
El Hermitage de San Petersburgo

También se repiten unos parámetros parecidos año a año: creer que se hacen intervenciones bonitas aplicando color al paisaje. Tanto al urbano con los grafitis de Boa Mistura en un pabellón de Getafe obra del arquitecto Fisac; como del natural, con el polémico Okuda llenando de pintura un faro cántabro tras el encargo del presidente Revilla.

Las Administraciones y el turismo de Instagram

En Valladolid también han tenido su polémica político-cultural. El consistorio pucelano ha defendido a capa y espada la exposición de las obras insulsas de Gabarrón frente a un gran número de críticos que sí saben de arte. Una clásica injerencia de la política en temas de cultura.

Los Reels de Instagram ante el auge de Tiktok

El TikTok ha llegado al mundo de los museos, aunque no con la fuerza necesaria para que sea una necesidad presencial para la totalidad de instituciones. La falta de recursos humanos de los responsables de las redes de los museos responde a esta ausencia de muchas instituciones en TikTok. Además, Instagram ha reaccionado al éxito de TikTok creando los Reels, para dar más poder a los contenidos audiovisuales de corta duración.

En Europa, los Uffizi han creado tendencia en esta red social. En España, destacan el TikTok del Museo del Prado, el del Museu de la Música de Barcelona y el del Museo Thyssen. Este último es, probablemente el mejor de todos, con un contenido realmente adaptado al formato y a un público joven, el mayor consumidor de esta red.

Las voces jóvenes de las redes sociales culturales

Los últimos años están trayendo nuevas voces en la comunicación cultural que ya pertenecen a otras generaciones. La Generación Z o Centenials, de personas nacidas ya entrados los años 90, ya están aquí. Son profesionales que han crecido rodeados de tecnología e internet, que han conocido los móviles desde la cuna, que tienen una comunicación totalmente audiovisual.

En la comunicación de Historia, Puto Mikel y Ángela Vicario aportan una nueva manera de explicar la arqueología o el mundo medieval.

En Historia del Arte perfiles como el de @Fernandosm92 han sabido aprovecharse de los recursos de Instagram en su Tv y Reels para publicar vídeos sobre noticias de arte. Otra gran cuenta joven es la de Yanirarte, con un contenido totalmente original. ¿Recordáis que el TikTok del Thyssen era el mejor de España? Es ella la responsable.

Por otro lado, también hay que mencionar otra gran obra del 2020: el mapa de creadoras de la Historia de la Música de Sakira Ventura, donde se sitúan las mujeres compositoras de todos los tiempos. Muchas de estas creadoras están vinculadas a sus composiciones en Spotify.

La influencer en el museo

Los museos necesitan llegar a nuevos públicos. En la Galleria Uffizi se armó la polémica porque invitaron a la influencer Chiara Ferragni a posar con las obras del museo. Que no se podía comparar con la Venus de Botticelli, menuda falta de respeto a la Historia del Arte.

Chiara Ferragni en los Uffizi
Chiara Ferragni en los Uffizi

Esta acción, que desde mi punto de vista fue una reactualización de conceptos de belleza que hubiera aplaudido Umberto Eco, fue un éxito de público. Tanto el virtual como el presencial, ya que muchos jóvenes acudieron por primera vez al museo de Florencia después de ver a Chiara Ferragni en Instagram.

El mundo audiovisual y los museos

El mundo audiovisual casa muy bien con los museos. En febrero, la Academia de Cine promocionó la gala de los Goya con unas publicaciones en redes sociales donde los candidatos al cabezón del cine se fotografiaron por parejas delante de los cuadros de Goya del Museo del Prado.

Goyas del cine y del Museo del Prado
Entre Goyas del cine y del Prado

El Ministerio del Tiempo acabó su emisión con una gran temporada final donde no faltó el arte. Ver a Velázquez de ficción en el Museo del Prado, caminando hacia las Meninas y cantando su trap fue un momento irrepetible.

También la serie de The Crown y la de Gambito de Dama ha tenido un espacio virtual en un museo. El Brooklyn Museum ha llevado los modelos de estas series de Netflix a la exposición The Queen and The Crown.

El papel del videojuego en la cultura

Este año el historiador y experto de la Historia en el videojuego Alberto Venegas sacó el libro Pasado Interactivo, donde examina cómo funciona la historia y la memoria en el videojuego. Porque hay que darse cuenta de que este producto audiovisual tiene unas enormes posibilidades más allá del ocio.

Museo Thyssen en Animal Crossing
El Museo Thyssen en Animal Crossing

Por ejemplo, hay museos como el MET de Nueva York o el Museo Thyssen Bornemisza que han llevado sus galerías de arte a los museos del Animal Crossing. Es una excelente forma de acercar sus colecciones a los más jóvenes.

El patrimonio de la familia Franco

A finales del 2019, un juzgado dio la razón a la familia Franco sobre la propiedad de los profetas del Maestro Mateo, cuya titularidad reclama el Concello de Santiago de Compostela.

Mientras todavía queda otra oportunidad de que la justicia devuelva las esculturas a su propietario, el consistorio compostelano, el profesor Francisco Prado, el principal experto en el periplo de las dos esculturas, ha ido explicando en artículos de La Voz de Galicia los nuevos hallazgos de su investigación: cartas, fotografías históricas, vídeos…

Además, en la web del Consello da Cultura Galega se ha creado un espacio donde se traza el recorrido de los profetas mateanos y se narra quién es quién de los implicados a lo largo de la historia de propietarios.

Mientras tanto, también el trabajo de historiadores ha permitido que el Pazo de Meirás se devuelva al estado. El inventario que han realizado los técnicos de la Xunta de Galicia se complementará con una reconstrucción virtual en 3D donde participa el perfil de Twitter Guerra en la Universidad.

La memoria y la necesidad de interpretar el pasado

En el 2020 la memoria cultural ha tenido mucha importancia, motivada por movimientos como el #BlackLivesMatter. En otros años también se ha criticado la presencia y pertinencia de estatuas públicas, incluso con derribos. Pero este año la relectura ha llegado a las esculturas de los prohombres de los museos. Por fin se ha explicado la otra parte de la historia: la de grandes benefactores y fundadores de museos que consiguieron su fortuna, entre otros medios, gracias a la trata de esclavos. Y eso hace que se reaccione: primero contando la verdad incómoda que rodea al personaje, después valorando cómo se actúa con la escultura que recoge su memoria.

Esta lectura de la historia también se observa en la exposición Invitadas del Museo del Prado. Es una revisión del arte del siglo XIX: el de las mujeres que no eran valoradas por los académicos, que no podían entrar en los circuitos culturales y que quedaron silenciadas. Y el arte que fue oficial, pero que ha quedado en el olvido de manera interesada, porque exponía aspectos que se volvieron incómodos con el tiempo como la trata de esclavos, el exceso de moralismo respecto a las mujeres o incluso cierta mirada de perversión masculina. Es una lectura tan dura como necesaria del academicismo dentro del eje del arte oficial, la gran institución museística nacional, el Museo del Prado.

Como se puede observar, el 2020 nos ha dado mucho sobre arte, patrimonio y comunicación, sin tocar todavía los efectos del coronavirus sobre la sociedad.

Resumen cultural de 2020, especial coronavirus

¿Te ha gustado esta lectura? Suscríbete para recibirlos próximos artículos en tu correo

* indicates required

Deja un comentario