Skip to content
Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

Restauraciones en abierto, también en redes sociales

Contenidos de este artículo

1. Restauraciones de cara al público en Florencia y Amsterdam
2. Las novedades en la restauración de la Catedral de Segovia
3. El retablo de Quintanilla de Riofresno se restaura tras la campaña de crowdfunding

Restauraciones de cara al público en Florencia y Amsterdam

Hace unos días leímos que la Piedad Bandini de Michelangelo será restaurada en público. El Museo de la Ópera del Duomo de Florencia, institución que conserva la escultura del maestro del Renacimiento, adaptará su espacio para que puedan convivir los restauradores y los visitantes. No es el primer caso de restauración en directo ni será el último, como estamos viendo en los últimos años en la Casa Batlló de Antoni Gaudí, en Barcelona: el público ve los trabajos de restauración dentro del descubrimiento de este monumento modernista.

La Pietá Bandini, en pleno proceso de restauración
FOTO: Claudio Giovannini

Sobre estas acciones, los restauradores son bastante reacios, según se lee en redes sociales. Por ejemplo, el perfil de Restaurando (en Twitter @Restaur_accion) me comenta: “veo las restauraciones de cara al público más como un espectáculo y una nueva atracción del museo de turno, que como algo que realmente divulgue. Los visitantes miran y no saben lo que ven, no saben lo que hacen los restauradores y no saben porque lo hacen. Creo que divulgar de verdad es explicar todo eso, que se hace y porque se hace.”

Sin duda, la gran restauración en vivo de este año 2019 es la de la Ronda de Noche de Rembrandt, el icónico cuadro del Rijksmuseum de Ámsterdam. Aquí el público que se acerque al museo podrá observar cómo actúan los restauradores, con su trabajo minucioso. También existen directos periódicos en los que comunican -en holandés- los avances realizados hasta entonces.

Operation Nightwatch
FOTO: Página de Facebook del Rijksmuseum

Desde mi punto de vista, lo más importante de esta restauración es todo el montaje que han creado alrededor. Le han puesto un nombre: «Operation Nightwatch» y han creado una maravillosa página web para el visitante virtual, que no puede asistir a la restauración en vivo. Además, desde la pantalla disponemos de materiales que rara vez vemos en la restauración y que la explican.

La página web del Rijksmuseum incluye una línea de tiempo de la intervención. Se divide en: anuncio, donde se engloban increíbles materiales documentales abiertos para todos los internautas; análisis, con detalles de los estudios, como los escáneres, además de la presencia de los vídeos editados en los que los conservadores del Rijksmuseum explican qué han hecho hasta ahora (y con subtítulos en inglés); y la línea se cierra con la intervención de restauración que, como será en un futuro, todavía no tiene contenido.

Los contenidos que rodean la «Operation Nighwatch» constituyen un enorme repositorio de información creciente sobre la restauración de una obra cumbre de la Historia del Arte. Es fascinante tener acceso a materiales, comentarios y directos. Pero no todos los museos y monumentos se pueden permitir una plataforma centrada en una restauración dentro de su web.

Es más, no hace falta hacer una enorme inversión para comunicar las intervenciones en el patrimonio. Hay soluciones para llegar a todos los públicos. En las redes sociales está la respuesta.

Las novedades en la restauración de la Catedral de Segovia

Por ejemplo, la Catedral de Segovia es uno de los ejemplos de buenas prácticas. Afirman que “en cada una de las restauraciones que se han llevado a cabo y las presentes se ha formado todo un sistema de comunicación que busca que el espectador, tanto en redes sociales como en otros medios de comunicación, pueda observar el proceso de restauración realizado, su antes, el durante y el después.” Y continúan: “en general, las redes sociales están siendo vehículos muy importantes para mostrar estos trabajos y poner en valor el trabajo de los restauradores y de la propia obra, su significado religioso y la importancia artística e histórica, sin olvidarnos de los medios convencionales”. Es lo que hemos visto con el reciente descubrimiento de qué había en el interior del sepulcro del infante Don Pedro, una noticia que saltó de las redes a los medios de comunicación tradicionales.

Descubrimiento del interior del sepulcro del infante Don Pedro
FOTO: Página de Facebook de la Catedral de Segovia

La Catedral de Segovia cuenta con restauradores externos “que han demostrado ser grandes profesionales tanto a la hora de trabajar como de ofrecernos todo lujo de detalles y consejos que nos sirven para descubrir y preservar de forma más correcta el patrimonio del templo. Ellos han sido otra pieza clave para que la divulgación de la Catedral en redes sociales y medios convencionales haya conseguido el éxito y difusión que está teniendo.” Recuerdan la iniciativa lanzada a principios de este 2019 con la serie de vídeos titulados #ArteComentado: “uno de nuestros restauradores explicaba en cuatro vídeos cuatro obras de gran valor artístico y religioso de la nueva Sala de Pintura Bajo Claustro. Unos vídeos que se materializaron en agosto con las visitas guiadas “Conoce la obra con su restaurador” y que seguían la misma línea que los vídeos pero con una explicación directa de los restauradores al público asistente.”

En todas las comunicaciones de la restauración, la Catedral de Segovia ha conseguido trasladar las informaciones aportadas por el equipo de restauración en aspectos tan importantes como la calidad de los materiales utilizados o las técnicas empleadas por los profesionales de la restauración. Estos contenidos vienen acompañados por material fotográfico, vídeos-resumen, notas de prensa y publicaciones en redes con todo detalle y explicación para todos los públicos. Añaden en la Catedral segoviana que “en el futuro se espera crear otros formatos adaptados a las diferentes plataformas para llegar a más gente y mejorar en la calidad de imagen y vídeo”

El retablo de Quintanilla de Riofresno se restaura tras la campaña de crowdfunding

Sin salir de Castilla, tenemos otro modelo a tener en cuenta. El año pasado conocimos el proyecto creado para restaurar el retablo de Quintanilla de Riofresno mediante una campaña de micromecenazgo apoyada por Hispania Nostra. Hagamos un poco de memoria: en este pequeño pueblo de Burgos, donde sólo viven 9 habitantes, la iglesia conserva un gran retablo de Juan de Esparza realizado en 1575. Y esta pieza mueble se encontraba en mal estado, pero no hay dinero para la restauración. Así que deciden emprender una campaña de micromecenazgo que consiguió su meta: la financiación del proyecto. Pero también obtuvo otro logro: el de darse a conocer hasta hoy.

Detalle del retablo de Quintanilla de Riofresno, antes de la restauración
FOTO: Wikipedia

En la campaña de crowdfunding se nos explicaba en Twitter la importancia del retablo y la necesidad de la intervención. Conseguido el objetivo, continúan con las publicaciones en su perfil de Mecenazgo Cultural 444. “Desde el primer momento hubo intención de ir publicando las etapas que ha ido cumpliendo la restauración de nuestro retablo. Cada día una foto con una pequeña explicación”, comenta Roberto Castro, responsable de todo el proyecto.

La empresa “Oro, Azul y Mirra” es la encargada de la restauración. La explicación de cada foto es del alcalde, que también es restaurador titulado, aunque “Ante cualquier duda, Jorge, promotor de la empresa, me la aclara sin mayor problema”, añade Roberto Castro.

El antes y después de una escultura
En el perfil de Twitter de Mecenazgo Cultural 444

En cuanto a la respuesta del público en redes, añade que “la gente, por lo general es muy amable. Nosotros estamos muy felices con dar a conocer todos los detalles, por supuesto que nos podemos equivocar y sabemos a lo que nos arriesgamos, pero puesto en una balanza nos compensa y mucho”.

Es una apreciación en la que coinciden en la Catedral de Segovia: “en general, la respuesta del público en redes sociales, radio, prensa y televisión, además de los profesionales de la comunicación, ha sido siempre muy positiva. Sobre todo buscamos que el trabajo realizado llegue al público, segovianos o no segovianos, para que vean que el trabajo de restauración supone un gran esfuerzo económico y técnico pero que ofrece un resultado magnífico.” En este sentido, inciden en que llega mucha gente interesada en ver en directo cómo se ha recuperado el patrimonio: “Muchos visitantes vienen entusiasmados con ver capillas renovadas, salas de recientemente renovación-musealización abiertas u obras expuestas que estaban guardadas o esperando una restauración”.

Restauración de las obras pictóricas del Claustro Bajo de la Catedral de Segovia
FOTO: Página de Facebook de la Catedral de Segovia

Por tanto, aunque haya grandes proyectos como el de la restauración de la Ronda de Noche en el Rijksmuseum, no todas las comunicaciones de intervenciones en patrimonio necesitan de grandes recursos. No hay que dejarse cegar por las acciones generadas por estas enormes instituciones que, por otro lado, son un referente en la comunicación.

Con menos medios a su disposición, proyectos como el de la Catedral de Segovia, o el más humilde de Quintanilla de Riofresno, exponen cómo están trabajando en la recuperación de su patrimonio. Y las redes sociales son una herramienta clave para comunicarlo.

1 Comment

  1. Mecenazgo Cultural 444 el 29/11/2019 a las 16:25

    Muchas gracias por darle altavoz a nuestro humilde proyecto.
    Es un orgullo haber sido capaces de llegar a tanta gente y q encima les guste.
    🙂

Deja un comentario





Scroll To Top