Los museos son lugares que reflejan la memoria de la sociedad. Muchas de sus colecciones, sus exposiciones permanentes y temporales muestran el arte y la cultura de determinadas épocas, como una respuesta de los artistas y de la gente a los cambios a lo largo de la Historia.

En este sentido, muchos museos de todo el mundo han decidido recopilar los objetos y experiencias que puedan explicar este momento en el que todos estamos afectados por la crisis sanitaria de la Covid 19. En un artículo anterior, mencioné algunas acciones que han dirigido los museos españoles para que sean los artistas los que manifiesten este histórico y duro momento en obras inéditas. En esta ocasión, toca observar cómo las instituciones culturales han abierto sus puertas a los ciudadanos, para que sean ellos los protagonistas a la hora de contar qué sucede ahora.

El apoyo institucional a los artistas durante el coronavirus

En Estados Unidos la New York Historical Society pide la colaboración ciudadana para completar este mapa del paso del coronavirus por nuestras vidas. Por un lado, quiere que se les envíe la papelería efímera que refleje todos los aspectos de la Covid-19 y cómo la gente está luchando contra él; por ejemplo, posters, carteles, avisos, etc. Por otro, la división del museo recoge objetos y objetos que explican cómo se enfrenta la pandemia a todos los niveles, desde mascarillas a medicinas. Y, por último, se invita a los estudiantes a que creen un diario de la pandemia, explicando su experiencia, y la envíen al museo.

Imagen de la web de la New York Historical Society

La opción de coleccionar objetos relacionados con la Covid-19 también ha sido escogida por otros museos del mundo. El Museo de Vesthimmerland, en Dinamarca, ha hecho un llamamiento a los daneses para que manden fotos y objetos que forman parte del día a día del confinamiento y de la lucha contra el coronavirus. El Victoria and Albert Museum de Londres está reflexionando sobre la oportunidad de adquirir algunas piezas que hablen de estos duros momentos, mientras presenta una documentación virtual de los «Pandemic Objects». En Finlandia su National Museum se ha asociado con fotógrafos profesionales para que documenten con sus imágenes la vida en el país mientras se ven afectados por el coronavirus. Las instantáneas se publicarán además en la web de la Finnish Heritage Agency Picture Collection.

En España también hay instituciones culturales que están siendo conscientes de la oportunidad de que su público se convierta en el reportero, que sea los ojos de la sociedad. Algunos ejemplos están más directamente relacionados con el mundo del museo, como ha hecho el museo Helga de Alvear de Cáceres. La institución extremeña ha pedido a los vecinos y trabajadores de su entorno que fotografíen desde sus casas u oficinas el museo cerrado, que continúa vivo y abierto a los ciudadanos, y que les envíen dichas imágenes. Y también animan a los niños y niñas para que manden los dibujos del museo, en los que sacan toda su inventiva y su arte.

Fotografía del artista Tete Alejandre
Imagen de la página web del Museo Helga de Alvear

PHotoESPAÑA también apuesta por la creatividad de los ciudadanos y abre una convocatoria para que cualquier persona pueda compartir la vista desde sus casas. Para ello, hasta el 17 de mayo se puede publicar en el perfil de Instagram propio una fotografía con la visión de la calle con la etiqueta #PHEdesdemibalcón y #PHE20 y mencionando la cuenta de PHotoESPAÑA @photoespana_. Entre todas las instantáneas se seleccionarán 50 para exponer en la próxima edición del Festival PHotoESPAÑA.

Una recopilación de los participantes de #DesdeMiBalcón
De la web de PHotoESPAÑA

Siguiendo por este paseo por la documentación de la vida urbana en tiempos de coronavirus, tenemos que hablar de la petición del Vila Museu de la Vila Joiosa. Desde la institución pidieron a sus conciudadanos que grabaran un vídeo de los aplausos de las 8 de la tarde, dedicado a sanitarios y otras profesiones indispensables, durante el sábado 25 de abril. Se facilitaba un correo electrónico y un número de Whatsapp para mandar los vídeos, acompañados de los datos de nombre del autor, calle y número. “Queremos que su testimonio sea un legado para siempre. Que nos permita mostrarlo a generaciones futuras, enseñarles como lo combatimos y que les sirva para aprender de nuestra experiencia”, explicó Xente Sebastià, edil de Patrimonio Histórico de la Vila Joiosa. Este es el primer paso de esta localidad para recopilar más materiales que documenten cómo se vivía en los días del coronavirus.

Por último, aunque no está dirigida por una entidad cultural como las anteriores, la plataforma Decidim Barcelona está recogiendo los testimonios de la ciudad condal. Estos materiales (audiovisuales, escritos, imágenes) formarán parte del catálogo público del Archivo Municipal de Barcelona para que sea accesible por todos.

En resumen, las instituciones culturales han querido que los ciudadanos se impliquen como documentalistas de este presente tan extraordinario que nos ha tocado vivir. Gracias a esta labor desinteresada dirigida desde museos y archivos, en un futuro próximo o lejano, podremos consultar cómo fueron los tiempos de la Covid 19.


¿Quieres tener cada semana el último artículo de La Cultura Social en tu correo electrónico? Apúntate en este enlace: https://goo.gl/tiBvdM

¿Te ha gustado esta lectura? Suscríbete para recibirlos próximos artículos en tu correo

* indicates required

Deja un comentario