Skip to content
Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

El lujo de la Antigüedad brilla en el CaixaForum Barcelona

Colaboración de CaixaForum y British Museum

El lujo está presente entre los seres humanos desde hace miles de años. Eso es lo que sale a relucir en la nueva exposición del CaixaForum Barcelona, Lujo. De los asirios a Alejandro Magno. Esta muestra surge de la colaboración estable entre la fundación catalana y el British Museum, que llevan ya cuatro exposiciones mostrando los tesoros de la institución inglesa en diferentes sedes de CaixaForum de toda España.

Copa en forma de cuerno c. 500 a. C.

El lujo en la Antigüedad a través de 200 piezas

En la exposición de Barcelona se subraya que, para nosotros, habitantes del siglo XXI, el lujo es algo muy parecido a lo que fue para los seres humanos de la Antigüedad de Oriente próximo. Por ejemplo, en la visita para prescriptores culturales se hizo hincapié en que el brillo era uno de los elementos que los antiguos asociaban al lujo. El problema es que aquellos objetos que más fácilmente relacionamos con la riqueza (joyas, ropas, objetos delicados…) no han llegado a nuestros días debido a su fragilidad. No obstante, sí que podemos seguir el rastro del lujo en estelas y la ornamentación de palacios. Por ejemplo, en los palacios asirios como en el de Nínive (668 al 638 a. C.) conservamos una decoración en piedra tallada que imita la de las alfombras que seguro que se encontraban en los suelos de las estancias. Hoy sólo podemos partir de esta decoración mural para imaginar la suntuosidad de la riqueza de estos palacios.

El objeto de lujo y la artesanía en la Antigüedad

Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta que un objeto de lujo es muy costoso de producir. Para nosotros, bisnietos de la revolución industrial, lo más caro es un material difícil de encontrar, ya que la producción en serie hace que muchos objetos abaraten mucho su coste final. Pero hace 2.500 años, el trabajo artesano y la manufactura era parte fundamental para elaborar un artículo de lujo. Así que, en las estelas asirias, observamos como los soldados rapiñan los objetos manufacturados de las ciudades que conquistaban. Pero no penséis en joyas únicas o magnas obras de arte, sino de calderos o braseros, que eran importantes para la supervivencia y que llevaban muchas horas de elaboración.

Relieve de pared del Palacio norte de Nínive (645-635 a. C.)

Este amor por el objeto manufacturado, bien hecho por un profesional artesano, no quita mérito a la materia prima con la que se realizaba. Los fenicios fueron los primeros que crearon un amplio mapa de comercio de objetos de lujo en donde importaba de qué estaban realizados. Por ejemplo, hacían recipientes tallados en huevos de avestruz, para lo que pastoreaban estas aves. También fueron capaces de obtener el color púrpura a partir de un molusco de sus costas, monopolizando este carísimo tinte entre las civilizaciones del Mediterráneo.

La imitación del objeto de lujo entre los pueblos de la Antigüedad

Los fenicios, con su enorme capacidad comercial, inventaron un instrumento para facilitar los intercambios, con tanto éxito que ha llegado a nuestros días: la moneda. Pero también consiguieron otro fenómeno con su movimiento por todo el Mediterráneo: que los diferentes pueblos asimilaran los detalles ornamentales de los ricos pueblos de Oriente Medio. Había que parecerse a los poderosos de otras latitudes, copiando y versionando el producto que venía en los barcos fenicios. Este deseo aspiracional no sólo se producía a centenares de kilómetros de distancia de su foco: también las clases más humildes copiaban los objetos de los ricos de su región, en este caso usando materiales baratos.

Placas de oro persas de 600-400 a. C.

El lujo en la Antigüedad y el espacio íntimo

Con la exposición del CaixaForum Barcelona Lujo. De los asirios a Alejandro Magno queda claro que el lujo se desarrollaba en el espacio privado de la casa, porque en la intimidad los más ricos se preparaban para asombrar a los de fuera. Así, dentro del hogar encontramos artículos de maquillaje, perfumes, aceites…Todos objetos lujosos usados en mayor medida por los hombres y de los que sólo conservamos sus ostentosos envases.

Hebilla con nudo de Hércules. Grecia 400-300 a. C.

Con todo, el espacio íntimo del hogar más lujoso era el jardín. Era un espacio de ocio y de relax, pero también un elemento de lujo en el que se cultivaban hierbas aromáticas, plantas comestibles y otras destinadas a la producción de objetos, como el algodón. Vale la pena disfrutar del mapping que ayuda a visibilizar las diferentes partes del jardín del palacio norte, en el relieve de este palacio de Nínive, 645-635 a. C

El lujo y la guerra en la Antigüedad

Por último, hay que destacar el papel que la exposición del CaixaForum le da a la guerra en los asirios como un elemento fundamental del lujo. Esta civilización fue la primera en crear un ejército profesional, dotado de armas peligrosas y con armaduras para sus soldados. Ya hemos referido que en las estelas aparecen las rapiñas en sus conquistas. Pero también se conservan los ornamentos que le colocaban a los carros y a los caballos: al poner objetos brillantes y ruidosos, los caballeros asustaban a los ejércitos enemigos desde la distancia.

En definitiva, la exposición del CaixaForum Barcelona Lujo. De los asirios a la Alejandro Magno muestra una sociedad de hace más de dos milenios que gustaba de poseer objetos hermosos y singulares con los que destacar sobre sus vecinos. Por tanto, las obras de arte del British Museum indican que nuestra sociedad no está tan lejos como pensábamos de las civilizaciones antiguas.

 

Exposición: Lujo. De los asirios a la Alejandro Magno. En el Caixaforum de Barcelona hasta el 11 de agosto

 


¿Quieres tener cada semana el último artículo de La Cultura Social en tu email? Apúntate en este enlace: https://goo.gl/tiBvdM

Deja un comentario





Scroll To Top