Ha sido el tema del año, sobre el que ha girado cualquier ámbito en 2020. La COVID-19 también afectó al mundo de la cultura y los museos, que han debido de adaptarse a cierres, confinamientos, aperturas con nuevas medidas de seguridad sanitaria…

Resumen cultural de 2020 (sin coronavirus)

En otro artículo examinaba lo más destacado del 2020 sin mencionar el coronavirus. En este post toca ver cómo la pandemia ha transformado profundamente al museo y el sector cultural.

Coronavirus-Museo-Archeologico-Venezia
Montaje del Museo Archeologico de Venezia

Crisis económica y laboral por la COVID-19

La crisis perpetua del mundo de la cultura se ha acelerado de forma considerable con la llegada de la pandemia.

Se ha visto cómo muchos modelos de museo eran demasiado dependientes de algunos factores. Por ejemplo, la excesiva supeditación del turismo de determinados equipamientos culturales ha disminuido los visitantes de muchos de ellos. Algunos monumentos, como la modernista Casa de les Punxes de Barcelona, han tenido que cerrar para siempre. También los cierres perimetrales (locales y regionales) han limitado el acceso de visitantes; en consecuencia, joyas arquitectónicas como El Capricho de Comillas cierran hasta que la situación sanitaria mejore.

Otro de los modelos que ha entrado en crisis es el anglosajón. La bajada de mecenazgo y la ausencia de una financiación directa por la venta de entradas y la tienda del museo han provocado que muchos de los museos ingleses y estadounidenses tengan que vender algunas de sus obras. Sólo este dinero que viene del mercado de las subastas podrá salvar las instituciones y quizá algunos puestos de trabajo.

Con estas situaciones, estamos viendo demasiados ERTEs en los museos y mucha reducción de plantillas. Hay trabajadores que desaparecen ante la falta de visitantes y de algunos grupos habituales, como los escolares.

Por otro lado, ha habido una necesidad de acercarse al público local, al que muchas instituciones han dejado de lado frente al turista. Y muchos de estos museos y monumentos no han logrado que sus vecinos se acerquen al museo de su ciudad.

Las actividades del museo, online

La virtualización del museo ha sido la respuesta al cierre. Se vio desde la clausura de los museos en China en febrero, con una web con visitas virtuales a los museos; o la presencia online de los museos del norte de Italia en redes sociales a finales de febrero.

La comunicación de las instituciones culturales en tiempos de coronavirus

Las actividades se tuvieron que volcar al mundo online, ante la imposibilidad de realizarse de forma física. De esta manera, vimos a través de las redes sociales y de las plataformas como YouTube presentaciones de exposiciones, conferencias, visitas por las salas…Algunas de estas actividades han continuado, incluso tras la apertura del museo. ¿Habrá cambiado la tendencia y se valora la dimensión virtual del museo para aumentar su alcance?

Teatro recortable: Actividades del Museo Cerralbo

Exposiciones online de las instituciones culturales

Como he mencionado anteriormente, desde febrero en China se han multiplicado las exposiciones online, vistas como el único acceso del público al museo. Si bien desde hace años ya existía este tipo de formato virtual, la pandemia ha resaltado la conveniencia de que los museos generen sus propias exposiciones online. Porque es una manera de llegar a los internautas de todas las latitudes y también podrá responder a la reducción de aforos.

La proyección digital del museo postcovid

Eso sí, una exposición online no es la traslación directa de las salas de museo. Hay que saber valerse de las herramientas digitales para aprovechar la navegabilidad por la muestra, con acciones como el uso de zoom, el acceso a más materiales, etc, que no se pueden hacer en una visita física.

Página web de la exposición Cultura Online

También es interesante remarcar cómo ha habido soluciones expositivas para mostrar trabajos de los artistas directamente en formato online. Hablo de las Cápsulas del confinamiento de la Fundació Vila Casas o la exposición Cultura Online del Centre del Consorci de Museus de Valencia. Ambas muestras se han convertido en exposiciones físicas a final de año.

El cambio de las webs de los museos

En 2019 el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) ofrecía un nuevo aspecto a su web. Anteriormente era puramente informativa, con los datos sobre las exposiciones, las visitas, las actividades culturales…Pero a partir de la renovación, se incluyó un apartado de “Vídeos y publicaciones”: una auténtica plataforma audiovisual donde disfrutar de las conferencias pasadas, del archivo “Soy Cámara” …Todo tipo de contenidos que podrían encajar dentro del consumo de ocio cultural, no sólo como fuentes de información.

Pues bien, este 2020 las webs de los museos han tenido que reinventarse para competir con todos los espacios de ocio virtual. Algunas se transformaron en un repositorio de contenidos que necesitan los usuarios en épocas de confinamiento, con una facilidad para ofrecer los espacios para familias, los contenidos creados en exclusiva para la cuarentena (por ejemplo, el Macba de Barcelona hizo una excelente lectura del arte contemporáneo en su «Diario de confinamiento«).

También se crearon cápsulas donde se recupera la parte más creativa del museo, con voces propias. Es el caso de “La Miró a mano” de la Fundació Miró de Barcelona, unas cápsulas de inspiración que acercan la obra del artista catalán de manera más original, para todos los públicos.

Brera Plus Pinacoteca Brera
Página web de Brera Plus

Por último, hay instituciones que han optado por renovar su web para hacerla más audiovisual, como la del Rijksmuseum de Amsterdam. E incluso se ha pensado en el nacimiento de una plataforma absolutamente audiovisual en paralelo a la página web del museo, como sucede con Breraplus de la Pinacoteca Brera de Milán.

Cambios físicos del museo por la pandemia

Uno de los retos clásicos del museo había sido el de privilegiar todos los sentidos, tactilidad incluida. Pero el coronavirus ha eliminado la posibilidad de tocar, por temas de seguridad sanitaria.

También se ha eliminado la papelería y se ha recuperado el denostado código QR como el elemento de acceso para la información de sala.

El museo del post-covid: no se puede tocar

Otro de los aspectos que han cambiado es el de crear itinerarios de un único sentido, para evitar toparse con otros visitantes. La museografía no ha sabido responder de forma creativa, al menos como lo hizo el gran ejemplo del Centro de Arte Dos de Mayo de Móstoles, que contrató la agencia de branding Murray para que diseñase una estupenda señalización.

Centro de Arte Dos de Mayo Móstoles Museografía
Centro de Arte Dos de Mayo Móstoles: Señalización de Murray

Tiendas online y mascarillas de museos

Mientras los museos estaban cerrados físicamente, sus webs permanecían activas, al servicio de los internautas. También las tiendas online, que se convirtieron en una de las mejores maneras para seguir aportando una financiación propia para la institución. Y todavía hay importantes museos que no han abierto su propia tienda virtual de museo.

10 Tiendas online de museos de España

Por otro lado, las mascarillas de arte producidas para los museos han sido un éxito. Es un accesorio necesario para los tiempos actuales, muy original e identificativo con la institución. Aquí el Museo Casa Lis de Salamanca ha sido la primera institución europea en hacer sus propias mascarillas de arte.

Mascarilla contra la covid de la Casa Lis
Mascarillas de la Casa Lis

El museo como memoria del coronavirus

Muchos museos del mundo han querido recopilar la memoria de estos meses. A nivel local o nacional, las instituciones culturales han pedido a la ciudadanía que enviasen sus fotografías, sus documentos gráficos, fotográficos y audiovisuales, que queden como registro del confinamiento y la época postpandémica.

Museos que recopilan la memoria del coronavirus

También se han hecho exposiciones físicas exprofeso, donde se exhibían los objetos propios de nuestro tiempo. La más importante, la del Museu del Disseny de Barcelona: ¡Emergencia!, Diseños contra la COVID-19, un auténtico repertorio de diseños que explican cómo han sido estos meses y cómo los diseñadores han ido adaptando sus creaciones con la colaboración de los científicos e ingenieros.

Imagen de la web de la New York Historical Society
Imagen de la web de la New York Historical Society

La educación desde el museo

Durante la última parte del curso 2019-2020 las escuelas no pudieron acceder a los museos en sus encuentros habituales. Así que, en el nuevo año académico, a partir de setiembre, los museos han tenido que reinventarse.

Algunos, como el Museo Cerralbo, crearon un kit educativo para profesores y familias. Otros, como el Museo de la Evolución Humana o la Cidade da Cultura, han diseñado todo un programa telemático para que el museo llegue a las clases a través de conexiones en videoconferencia.

El arte como servicio público

En los días más duros de la pandemia, la cultura estuvo ofreciendo una ventana de evasión a la realidad. Los museos publicaron contenidos en sus redes sociales y sus webs para familias, escuelas, profesionales y todos los internautas.

recuperart ICS Museus
El cuaderno de RecuperART-19

Algunas instituciones, en el momento de su reapertura, se volcaron con los profesionales sanitarios y las personas más vulnerables frente a la COVID 19. Por ejemplo, el Rijksmuseum lleva una réplica de su Ronda de Noche a residencias de mayores; o el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, que se asoció con el Institut Català de Salut para crear RecuperART-19, un programa para abrir los museos catalanes a los sanitarios, para que el arte les ayude a reponerse de su actividad al servicio de todos nosotros.

Cuando el arte puede mejorar la salud

Sin embargo, también podemos preguntarnos: ¿han sabido los museos ser esos lugares de paz, de tranquilidad, un oasis de recuperación para todos los que hemos sufrido de una u otra manera durante este año? Creo que la respuesta es más bien negativa.

La esperanza de un nuevo mundo tras la vacuna. ¿Y ahora qué?

En este 2020 se ha visto que la ciencia es necesaria para combatir una pandemia: los modelos matemáticos ayudan a entender cómo crece o decrecen los casos y si estamos en peligro; los investigadores de los laboratorios han desarrollado una vacuna; los médicos han conseguido seleccionar los tratamientos más adecuados para mejorar la salud de los enfermos de la COVID; los ingenieros y diseñadores han ofrecido sus desarrollos para hacer más cómoda nuestra vida y dar soluciones a los hospitales…

Otro gran montaje del Museo Archeologico de Venezia

Pero el arte y la cultura, con los museos al frente, no han sabido hacerse necesarios, al menos en España. Sólo hay que ver que no se han cerrado las instituciones museísticas en los momentos más duros de rebrotes, porque las administraciones no las consideran peligrosas, ya que no accede mucha gente.

Para combatir la COVID-19 ya se están administrando las primeras vacunas, ¿habrá una vacuna definitiva para la crisis de la cultura y los museos?

¿Te ha gustado esta lectura? Suscríbete para recibirlos próximos artículos en tu correo

* indicates required

Deja un comentario