Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

Una máquina de vending que publicita al Guggenheim de Bilbao

Algunos museos realizan el mismo tipo de concurso para acercarse a sus visitantes y a la vez publicitar sus exposiciones o colecciones. Las instrucciones suelen ser así: haz una foto, publícala con tal etiqueta y entrarás en el sorteo de una entrada doble. A veces incluso un jurado premia las mejores fotos según determinados criterios. ¿Hay que limitarse a este tipo de concursos fotográficos, tan difíciles de ver en medio del ecosistema virtual? Porque hay que tener en cuenta que las instituciones culturales están compitiendo desde sus perfiles sociales con grandes marcas comerciales, que tienen mayor audiencia social y pueden ofrecer recompensas mucho más suculentas que una entrada doble a una exposición.

Maquina de vending en la Gran Vía de Bilbao
Imagen del Museo Guggenheim

El Museo Guggenheim de Bilbao creó la semana pasada un concurso que añade una nueva variable a las manidas instrucciones de “haz una foto, súbela con tal etiqueta” en torno a la polémica exposición de “Arte y China después de 1989”. En la céntrica Gran Vía de Bilbao instalaron dos máquinas de vending decoradas con las imágenes publicitarias de la muestra actual. En el cristal por el que se ve el producto habían colocado la frase: “Atención: estas galletas chinas te harán pensar”. Los paseantes podían adquirir las típicas galletas chinas de la suerte que habitualmente contienen un mensaje relacionado con la sabiduría milenaria oriental, pero en este caso los enunciados provenían de los artistas presentes en la exposición de Bilbao. Todos estos artistas se destacan por su implicación con la libertad, con la transgresión en una lucha constante con la censura que sufren en su país y así queda reflejado en los mensajes en los dulces. Así, Cao Fei, Chen Zhen o Ai Wei Wei nos regalan las frases con las que su arte intenta golpear a los cimientos del férreo gobierno chino.

Las galletas venían dentro de unas cajas en las que estaba la frase y unas pequeñas indicaciones para ganar una entrada doble para la exposición. Los participantes debían de hacer una foto a la galleta y su frase, subir la instantánea al perfil de Instagram personal y acompañarlas de la etiqueta #ArteYChinaGuggenheimBilbao. El 25 de junio se sortearon los billetes para dos entre todos los concursantes.

Las participaciones en Instagram de #ArteYChinaGuggenheimBilbao

Con esta acción, el Museo Guggenheim de Bilbao logró unificar un concurso participativo con un elemento publicitario tan poco habitual como una máquina de vending. Además, al exigir una pequeña actividad por parte del ciudadano -elegir una galleta, hacerle una fotografía- se consigue implicar mucho más a los participantes, ya que es muy difícil que cale un mensaje publicitario en un receptor pasivo.

Ahora habrá que ver en las galletas de la suerte si los museos e instituciones culturales introducirán elementos originales para sus próximos concursos.

Deja un comentario