Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

Tour virtual por el Cementerio de Barcelona Sant Gervasi

En los últimos años los grandes cementerios están adquiriendo un merecido protagonismo debido al valor histórico, cultural y patrimonial de estos recintos. Muchas ciudades europeas incluyen ya a los camposantos como una atracción más para los propios ciudadanos y los turistas. Por ejemplo, el cementerio Père-Lachaise de París, ocupado por decenas de inquilinos ilustres, o el Cimitero Monumentale de Milán, con sus grandiosos panteones, forman parte de todos los itinerarios turísticos de los visitantes a estas ciudades.

En Barcelona existen dos espectaculares cementerios monumentales: el de Montjuic y el del Poblenou. El Cementerio del Poblenou se encuentra dentro de un elegante y simbólico recinto neoclásico, concebido a principios del siglo XIX como un lugar de reposo para los muertos fuera de la ciudad, según dictaban las medidas higienistas que aparecieron en el momento. Dentro de sus murallas hay bellas tumbas de estilo neoclásico, ecléctico, modernista o neogótico. Estos espacios arquitectónicos explican los gustos estilísiticos de los vivos, pero también su riqueza: los ricos burgueses y los exitosos indianos podían contar con los mejores arquitectos y artistas para la decoración de sus mausoleos. Cuando este cementerio se hizo pequeño, se abrió otro camposanto monumental en la montaña de Montjuic, que contaba con una historia de enterramientos desde la Prehistoria. A finales de siglo XIX se edificó una enorme ciudad para el descanso eterno de los barceloneses, con magníficas tumbas artísticas para algunos de los fallecidos más conocidos de la época, convirtiéndose el cementerio de Montjuic en una enciclopedia pétrea que ilustra la convulsa historia del primer tercio del siglo XX.

Entrada al Cementerio del Poblenou

Cementiris de Barcelona, la empresa que gestiona los nueve camposantos de la ciudad, cuenta con un amplio programa cultural que reconoce todo el patrimonio histórico y artístico de los cementerios de Barcelona. Por eso, además de organizar visitas culturales por los cementerios del Poblenou y Montjuic, también gestionan una colección de las carrozas fúnebres que portaban los féretros hasta el lugar de enterramiento. Dentro de su voluntad de reforzar el papel de los cementerios como parte fundamental de la cultura e historia de Barcelona, Cementiris de Barcelona expone en sus redes sociales muchos aspectos interesantes sobre estas hermosas ciudades de los muertos.

En las últimas semanas, para mostrar que la cultura funeraria de los cementerios de Barcelona va más allá de los conocidos cementerios de Poblenou y Montjuic, en la cuenta de Instagram han creado una ruta virtual por el Cementerio de Sant Gervasi. Son vídeos de menos de un minuto en el que se presentan las tumbas de personajes ilustres de la vida catalana e incluso española. El historiador de Cementiris de Barcelona, Adrià Terol, repasa la vida y obra de las personas que reposan bajo las lápidas, subrayando los hechos por los que han pasado a la historia. Entre las tumbas de Sant Gervasi hemos conocido al fundador del Club Esportiu Espanyol; a Francisca Bes, ideóloga del consultorio radiofónico de Elena Francis; a Elena D’Angri, una de las más reconocidas cantantes de ópera del siglo XIX; el nicho del arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner

Con estas presentaciones Cementiris de Barcelona utiliza de manera óptima una red social como Instagram: permite colgar vídeos, que una vez editados se convierten en una herramienta maravillosa para explicar los contenidos de una institución. Incluso aquellos que no son tan atractivos al gran público, como es el vecindario que ocupa las tumbas de los camposantos barceloneses. Desde luego, están consiguiendo que muchos de los personajes no vuelvan a caer en olvido en una segunda muerte: la de la ignorancia de los vivos.

Desde aquí os recomiendo que estéis atentos a los vídeos de Cementeris de Barcelona. ¡Larga vida a los que cuentan por Instagram la historia de los muertos célebres!

Deja un comentario