Skip to content
Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

Polémica entre el Instituto Patrimonio Cultural de España y las cofradías

El 16 de setiembre el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) anunciaba que ya se podía encontrar online y en abierto más de 41.000 documentos de la entidad. Son documentos que explican la conservación y restauración del patrimonio de España desde mediados de siglo XX.

Los archivos más importantes revelados por el IPCE son dos: los 4.000 documentos del Archivo de la Guerra, en el que se guardan fotografías y fichas de las instituciones creadas para salvaguardar el patrimonio durante la Guerra Civil; y el los más de 14.000 informes de restauración de bienes culturales, muebles e inmuebles, con registros desde 1961.

En torno a los expedientes relativos a la restauración de algunas imágenes de devoción ha surgido la polémica. Algunas cofradías de Sevilla han visto que las fotografías de la intervención de sus titulares se encontraban accesibles al público, con algunas instantáneas sorprendentes y muy impactantes para los fieles. En ellas se ven los cristos sin sus vestimentas habituales; en otras, aparecen las distintas fases del proceso de restauración, con las tallas divididas en las partes que la integran, labor necesaria para su estudio y su cuidado.

En un artículo del Abc de Sevilla se lee que las cofradías afectadas exigieron su retirada de la web porque no han dado el permiso de su publicación y porque estas instantáneas herirán la sensibilidad de los devotos, al encontrarse sus cristos en una forma muy alejada de la habitual.

Sin embargo, hay que recordar que la documentación del IPCE, aunque se haya publicado online y en abierto, no está destinada a un público general, sino que tiene una finalidad científica y divulgativa para los profesionales de la restauración y del estudio de la Historia del Arte. No se debe contemplar otro tipo de uso fuera del estrictamente científico y menos con un objetivo comercial o para crear contenidos ofensivos. Y, recordemos, las restauraciones del IPCE a tallas de la Semana Santa de Sevilla no llegan a la decena de un total de 14.000 fichas.

Imágenes de la restauración del Crucificado de la Almudena, de Juan de Mesa

Vista la controversia hay que plantearse dos preguntas:

  • ¿Las hermandades deberían estar obligadas a que las fotografías sean accesibles -por su interés científico- siempre que acudan a una restauración en un organismo público? Esta es la defensa de historiadores y restauradores y el IPCE mantiene los derechos de propiedad intelectual.
  • Del lado de las hermandades, ¿hay que obedecer a su negativa a mantener algunas fotografías fuera del alcance de público no especializado? ¿Pueden obligar a retirar las imágenes y los informes porque su carácter no es divulgativo, como se lee en el nuevo artículo de Abc? ¿Prevalecen los derechos de imagen -en el caso de que así suceda- alegando sus derechos de propiedad industrial recogidos por la Ley de Marcas, que poseen algunas cofradías respecto a sus titulares? ¿Esto es así aunque el IPCE mantenga los derechos de propiedad intelectual de las fotografías? Toca recordar que desde 2005 muchas hermandades han registrado la propiedad de marca y propiedad industrial de sus símbolos y señas de identidad para, entre otras cosas, proteger su imagen. Esta defensa de las cofradías ya la han utilizado en anteriores ocasiones en las que se han empleado sin permiso las imágenes de sus titulares, por ejemplo cuando se han realizado montajes con la cara reconocible de una virgen. Incluso podrían alegar que la apertura de estas fotografías va en contra de los sentimientos religiosos.

¿Cómo se solucionará esta polémica? De momento, el artículo de Abc de Sevilla contempla que la web del IPCE retirará las imágenes de las cofradías sevillanas, ya que éstas no han dado permiso para su publicación. Lo que se ha confirmado el día 18 de setiembre, cuando tres ficheros enteros, no sólo sus fotografías, han regresado al anonimato.

Con todo, creo que las cofradías tienen que darse cuenta de lo valioso que es para los profesionales el conocimiento de estos informes y fotografías. En redes sociales leo las opiniones de cofrades que son historiadores y/o restauradores y apoyan el acceso libre a estas imágenes. Creen que la devoción a una imagen no impide una mirada profesional sobre la talla para entender su valor histórico-artístico.

Desde mi experiencia como investigador, prefiero ver la imagen y observar cómo es la obra de arte a través de los estudios técnicos de la restauración, que encontrarme sólo con el texto que la define «imagen de vestir» o «imagen de candelero»; prefiero ver los planos y las fotografías del estado anterior de un proyecto arquitectónico a que sólo me describa el informe técnico qué había antes de la intervención; y es mejor descubrir en las radiografías de las pinturas con los arrepentimientos del pintor, que leer la documentación con «había tal figura que se descubrió con los rayos X».

Por otro lado, existen decenas de revistas y de libros monográficos sobre restauración de obras concretas de imaginería procesional, en las que se incluyen las fotografías «hirientes» que ahora están accesibles en el archivo del IPCE. Estos libros se encuentran en bibliotecas públicas, pero también se están vendiendo en internet como ejemplares muy valorados por un público concreto. ¿Se prohibirá también la circulación de estas obras?

Por último, no es la primera vez que la prensa publica imágenes de las tallas sin vestir, o de la restauración, precisamente para ilustrar la dificultad de la intervención o los increíbles hallazgos que revela la escultura, aunque es de justicia señalar que se ha hecho con el consentimiento de las hermandades. ¡Incluso el propio Abc de Sevilla, que se ha posicionado estos días a favor de las cofradías y manifiestamente en contra de la decisión del Ministerio de Cultura, ha publicado recientemente un artículo sobre las Vírgenes fernandinas sin añadidos!

En definitiva, todavía falta saber cómo acaba este episodio que ha abierto un debate sobre si se pueden ver o no las imágenes religiosas en determinadas circunstancias, ante la negativa de las hermandades que cuidan dichas tallas.

ACTUALIZACIÓN (20-9-2019):

Se han eliminado del acceso público online los ficheros con la restauración (informes y fotos) de cinco cofradías de Sevilla y una de Córdoba.

Puede haber más documentos que vuelvan a tener que consultarse de manera privada, ya que el Ministerio de Cultura ha facilitado un correo electrónico a las cofradías cuyos titulares aparecen en los documentos para que puedan comunicar la retirada de los ficheros. Lo hacen para respetar «deontológicamente lo que transmite este propietario«, en declaraciones a Eldiario.es. No se violan los derechos de marca, ya que el fin de estas publicaciones es divulgativo y no comercial.

Encontrarás más información actualizada:

Deja un comentario





Scroll To Top