Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

Mascotas virtuales de los museos

Cada museo debería de tener un perfil abierto y activo en las redes sociales más populares. A partir de ahí, existe la posibilidad de abrir nuevos perfiles para departamentos, eventos, personalidades. Hay instituciones culturales que se atreven incluso con estrategias de comunicación más original, como es la de utilizar personajes virtuales que tengan cierta relación con el museo. Se trata de las mascotas virtuales de los museos, una deliciosa manera de que la institución cultural se abra al mundo de las redes sociales.

Las características de las mascotas virtuales son 2: por un lado, tiene que estar personalizada en un elemento del museo en el que se halla, como una obra de arte famosa, una pieza expuesta, etc; por otro, debe comportarse con la personalidad de este elemento, desde una perspectiva propia y original.

Vayamos ahora a por los ejemplos de las mascotas virtuales de los museos. En las instituciones anglosajones sólo han tenido que virtualizar las mascotas que ya existían en sus museos, una tradición que existe desde hace muchos más años que la aparición de internet. De esta manera podemos disfrutar de Arthur The Bear en el Haslemere Educational Museum; en el Maidstone Museum el iguadonon Spike; la calavera de John Bellingham en el Barts Pathology Museum…En Italia destaca una mascota virtual oficial, la Quimera de Arezzo del Museo Arqueológico de Florencia.

La Momia Djehutymose del Kelsey Museum

En España el panorama es más humilde. Hubo unos intentos con Puig i Cadafalch y Prat de la Riba en el Museo de Historia de Catalunya. Pero sin duda las mascotas virtuales más triunfadoras son Lucy y Miguelón en el Museo de la Evolución Humana de Burgos. Los dos comunican con una ironía y simpatía múltiples aspectos de la hominización, pero también de la actualidad.

El estilo de Lucy es así en cada tuit

La utilización de una mascota virtual en el museo proporciona cercanía, credibilidad y representatividad, ofreciendo una visión muy original del museo.

Deja un comentario