Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

Las campanas vuelan hacia su reconocimiento patrimonial

En la hermosa ciudad de Guimaraes algunas de sus iglesias todavía mantienen cerca del acceso a sus campanarios un letrero histórico con una curiosa información: qué tipo de toques de campana hay que hacer para determinados acontecimientos, no sólo religiosos, como un asedio o un incendio; y cuáles son los toques correspondientes a cada parroquia, para saber reconocerlos desde otra parte de la urbe. De esta manera, la población podía interpretar los toques de campana de la ciudad y acudir lo más rápido posible a ayudar a sus vecinos.

Estas interesantes inscripciones demuestran cómo hasta no hace tanto tiempo el toque de campanas era vital para el día a día de una población, no sólo para marcar el paso del tiempo, sino que incluso podía determinar su supervivencia. Cada localidad, por pequeña que fuera, solía tener un campanario desde el que hacer sonar las campanas a su vecindario. Normalmente estas estructuras arquitectónicas se colocaban en las iglesias, que eran el auténtico centro de las poblaciones, añadiéndose en muchos casos a los edificios históricos. Además, es uno de los registros musicales más antiguos, ya que algunas campanas son unos instrumentos que se ha mantenido invariables durante cientos de años, proporcionando un sonido igual a lo largo de varias generaciones. Pero la modernización de la sociedad, la pérdida de las referencias de las campanas como marcadores de tiempo y la inclusión de sistemas mecánicos en los campanarios han hecho que el sonido de las campanas haya ido perdiendo importancia.

Con estos precedentes, en los últimos meses se han juntado varias asociaciones para recuperar el toque de campanas manual e inventariar campanas, campaneros, carrillones y carrillonistas de Europa, preservando los usos tradicionales de cada región. Así, Hispania Nostra, la Asociación de Campaneros de Albaida, el Museo Internacional de toque manual de Campanas (MitMac) e INTBAU, con la colaboración de Europa Nostra y varios promotores internacionales, han liderado este proyecto desde el principio. El primer paso es la catalogación, que ya se ha iniciado. El segundo de los pasos ha sido “activar” los campanarios y campaneros el pasado sábado 21 de abril a las 12 de la mañana. El tercer paso, para el futuro, es que la Unesco declare el toque manual de campanas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

En cuanto a la acción del 21 de abril, participaron en ella más de 300 iglesias de España y cerca de 1000 en toda Europa, como se puede ver en el mapa de la web del proyecto. Desde la organización se pedía que se registrase con vídeos y fotografías el toque en cada campanario. Para publicarlo en las redes sociales había que utilizar la etiqueta #EchamosLasCampanasAlVuelo. Gracias al empeño de todos los participantes, tanto en la celebración de la actividad como en la difusión en los perfiles de las redes, el hashtag entró en la lista de los Trending Topic diarios durante más de 2 horas.

Mapa de los campanarios participantes el 21 de abril

Me gustaría recalcar estos puntos del proyecto #EchamosLasCampanasAlVuelo:

  • Facilidad de colaboración con el proyecto.- Existen unos objetivos claros, una ficha sencilla de cubrir, etc. Cualquier persona o asociación puede investigar qué sucede con el toque de campanas en su entorno más cercano.
  • Amplia red de participación.- Gracias a la implicación de muchas instituciones de toda Europa y la sencillez de la documentación se ha conseguido que haya más de 1000 campanas participantes por toda Europa.
  • Seguimiento en RRSS.- Los perfiles sociales sirven como parte de la documentación del proyecto, en donde los participantes han podido colgar las intervenciones de los campaneros. Y es fácil de seguir a través de la etiqueta propuesta.

En definitiva, como se puede apreciar, las nuevas tecnologías sirven para amplificar los proyectos patrimoniales. ¿Por qué no utilizarlas para sumar y conseguir objetivos más amplios, como el máximo reconocimiento mediático e institucional?

Deja un comentario