“El IVAM me encarga una expo. No puede ser nada ya hecho. NO colgar páginas de mis cómics ya publicados. ¿Qué hacer? Hacer un cómic en la sala”

Con estas palabras dibujadas en un esquema explicativo, Paco Roca explicaba su última aventura creativa en el IVAM de Valencia, El Dibujado, comisariada por el experto en cómics Álvaro Pons.

Esta exposición fue absolutamente excepcional para el mundo del museo y el mundo de la historieta. Porque dentro de la exhibición, Paco Roca dibujó un cómic. Este proceso de diseñar un cómic para ser leído se hizo también en Granada, en la exposición Viñetas desbordadas del Centro José Guerrero, con los dibujantes Max y Sergio García.

Durante el tiempo de apertura de El Dibujado el público pudo leer un espectacular cómic que hablaba de la creación, de la relación del creador con su obra, de cómo da vida a sus personajes. Si no tuvisteis la oportunidad de ver la exposición y os estáis imaginando un libro en la sala, os estáis equivocando. Porque el cómic de Paco Roca se desarrollaba sobre las cuatro paredes de la sala de exposición.

Detalle de la exposición de El Dibujado de Paco Roca Imagen del IVAM

No había la limitación de la hoja del libro, la pared permitía la comunicación entre historias que se desarrollaban de forma paralela: la del mundo “real” del dibujante, con dos narraciones en las que se desarrollaba el mundo de los personajes creados. El formato lineal de viñeta se abandonó. Incluso se rompió la propia viñeta: unos personajes lanzaban piedras a otro, abriendo la línea de la viñeta con una pedrada fuera de lugar. Por ese agujero se coló una piedra real que se hallaba en el suelo, mientras que ese hueco en la línea servía para realizar una acción por parte de uno de los personajes.

El Dibujado de Paco Roca
Imagen del IVAM- Institut Valenciano de Arte Moderno

El Dibujado era pura Filosofía. Según contaba Paco Roca en su esquema explicativo, le rondaba la idea del creador como dios que viene del pensamiento de Nietzsche: como dios ha muerto, sólo el ser humano es creador, por tanto deviene en un ser divino. Y en El Dibujado el dibujante de cómic es el que tiene este poder de crear (e incluso de ser adorado por las criaturas de las viñetas).

Las referencias a la historia del pensamiento eran varias: había una lejana idea al mito de la caverna de Platón cuando uno de los personajes, que conoce la existencia de un mundo diferente, el del autor, avisa a otros personajes, pero lo reciben a palos. Y hay muchos filósofos que se cuestionaron a lo largo de la Historia qué es lo real: el mejor resumen de ello está en el magnífico libro de El mundo de Sofía de Jostein Gaarder, en el que los protagonistas también descubren que son una creación que vive dentro de una narración.

Viñeta de El Dibujado de Paco Roca
Imagen del IVAM- Institut Valenciano de Arte Moderno

También existían múltiples referencias a la Historia del Arte: hay un paraíso con guiños a elementos del Jardín de las Delicias, la representación de la Torre de Babel…

La exposición de El Dibujado no acababa en el cómic. Había una segunda sala a la que se ascendía, de manera literal, a la cabeza del autor, por dentro de su boca. Cómo no, todo estaba dibujado y el ascenso por la garganta se enmarcaba por el diseño de la Torre de Babel: de nuevo, había que ir en busca del dios-autor.

Detalle de la exposición de El Dibujado de Paco Roca
Imagen del IVAM- Institut Valenciano de Arte Moderno

En este piso se descubría el proceso de de creatividad de Paco Roca y del proyecto de El Dibujado en particular. Por un lado, la exposición de los esquemas, los bocetos, las formas de trabajo. Por otro, la historia del cómic, recopilada por el comisario Álvaro Pons, para explicar todas las transformaciones en el medio y en sus formatos. Así se puede encuadrar el salto del cómic desde un medio impreso hasta la pared de un museo.

Paco Roca ejerció en el IVAM de Valencia una libertad creativa y un juego con los conceptos de espacio (por su diseminación por los muros de las salas adelante y atrás), recursos (vídeo, dibujo y objeto en la piedra) y tiempo (por la necesidad del espectador de desplazarse para desplegar la totalidad de la obra y por la naturaleza del vídeo como elemento que funciona con un tiempo y ritmo específico) que rompen los tradicionales recorridos que hacen ojos y manos por las páginas del cómic: necesitamos leerlos de izquierda a derecha, de arriba abajo y pasar la hoja para seguir la narrativa de la historieta.

Sin duda, habrá que incluir a la exposición de El Dibujado dentro de la producción de cómics de Paco Roca. Y desde su cierre también cuenta con un increíble catálogo en forma de cómic.

¿Te ha gustado esta lectura? Suscríbete para recibirlos próximos artículos en tu correo

* indicates required

Deja un comentario