Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

La Caja Entrópica: concurso en Instagram

¿Qué es una exposición? ¿Qué es un museo y qué función cumple? ¿Cuáles son los criterios que hacen que un objeto forme parte de la exclusiva selección de obras que se exponen en las salas del museo? ¿Y qué pautas se siguen para que esos objetos entren en las extensas colecciones de esta institución?

Todas estas preguntas se enuncian en torno a la exposición La Caja Entrópica del Museu Nacional d’Art de Catalunya. Su comisario es el artista Francesc Torres, que plantea una exhibición original, donde la exposición es una mezcla entre obra de arte y comisariado que reflexiona acerca del carácter mismo del museo y su misión. Francesc Torres estuvo seleccionando durante dos años las obras de arte de la colección del Museu Nacional y escogió aquellas que hablan de la preservación de unas piezas artísticas en un momento histórico concreto. El artista-comisario destaca que el museo es una caja entrópica que curiosamente conserva muchas piezas destruidas por el paso de la historia. Estas obras de arte mutiladas, muchas de ellas recuperadas tras años de olvido por cambios en las modas estéticas, emergen en la exposición actual del Museu Nacional d’Art de Catalunya.

Pongamos algunos ejemplos: Francesc Torres saca a la luz todos los retratos de Alfonso XIII que se conservan en los depósitos de las instituciones públicas de Barcelona. El rey que inauguró el recinto de la Exposición Universal de 1929 en el que se encuentra la sede del Museu Nacional vuelve a mostrarse en público en sus paredes. También se muestran las puertas y ventanas originales de la Casa Batlló, amontonadas, rememorando la noche de 1957 en el que los nuevos propietarios de la casa de Gaudí realizaron una reforma dentro del edificio, tirando a la calle estos elementos arquitectónicos que por entonces carecían de ningún valor. Sólo un responsable de los Museos de Arte de Barcelona supo ver la importancia de estos restos y los recogió para el depósito de su institución. En otras obras se destaca la mutilación, ya sea por el fuego -los fragmentos de las pinturas de Josep Maria Sert para la catedral de Vic, quemadas por los milicianos al inicio de la Guerra Civil- la falta de decoro -en los desnudos femeninos vandalizados previsiblemente por unos seminaristas durante el Congreso Eucarístico Internacional- o la pertenencia a gobernantes de regímenes anteriores -como los retratos de Isabel II o José Bonaparte, con las marcas más o menos visibles de sus asaltantes.

Francesc Torres destaca en todo momento el valor de aquel elemento que ha transformado a la obra artística y presenta a las piezas como objetos encontrados. Así se subraya el carácter que hace especial a la obra de arte más allá de su valor estético: como testimonio de un momento histórico y de la reacción de los ciudadanos. También contrapone las obras del Museu Nacional con otros elementos de fuera del museo (películas, libros, fotografías) para sacar más partido al significado de cada pieza.

En paralelo a la exposición el Museu Nacional d’Art de Catalunya plantea un concurso en Instagram. Cualquiera puede participar haciendo una foto a esta exhibición, etiquetándola con #CapsaEntròpica_Concurs y mencionando el perfil de @museunacional en esta red social. Se puede fotografiar cualquier aspecto o detalle de la exposición, aquello que llame más la atención, lo más bello, lo más asombroso. Habrá 3 premios para 3 categorías: la instantánea más reivindicativa, la fotografía más creativa y la que tenga más likes. Cada uno de los ganadores recibirá su recompensa: casi todas con un pase anual al museo, más un catálogo de la exhibición de La Caja Entrópica. El concurso está abierto hasta el 14 de enero, justo el último día de apertura de la exposición.

En definitiva, una exposición que plantea la función del museo también ofrece la posibilidad al público de ser creativo a través de un concurso de Instagram, en la que los visitantes pueden aportar su propio punto de vista. Una excelente manera de descubrir qué es en realidad una exposición.

Deja un comentario