El mensaje del feminismo del siglo XXI en forma de exposición

Una imagen vale más que mil palabras, dicen los clásicos. Y si esas imágenes forman parte de una exposición llena de didáctica e información contrastada, el mensaje llega con mucha más facilidad.

La exposición “Feminista havies de ser” (Feminista tenías que ser) en el Palau Robert de Barcelona incide en la necesidad de ser feminista en el siglo XXI. No sólo para las mujeres, sino para el conjunto de la sociedad.

La comisaria Natza Farré plantea una muestra en la que se exhiben las desigualdades entre hombres y mujeres con metáforas visuales, se proclama la sororidad de las mujeres compartiendo las injusticias que sufren en su día a día y se ofrecen respuestas a los negacionistas de las ideas de igualdad que proclama el feminismo.

La museografía para combatir el discurso machista

El diseño de la exposición juega con colores y conceptos asociados habitualmente al mundo de las mujeres. Se apropia de ellos para tirarlos abajo. Para empezar, el cartel toma esa iconografía de burbujas azules y flores aromáticas propias de los detergentes, para comenzar la batalla dialéctica a partir de esas asociaciones típicas del mundo de la mujer en el hogar.

Exposición Feminista tenías que ser Palau Robert
Exposición «Feminista havies de ser»
Imagen del Facebook del Palau Robert

En lo que se refiere a la exposición, se hace con las típicas y machaconas afirmaciones que la sociedad dedica a las mujeres, ya desde niñas. “Se te pasa el arroz”, “Qué piensas que haces”, “Te crees muy lista”. Estas frases se alzan bien visibles, en luces de neón, sobre pedestales que indican la diferencia de trato desde la cuna entre niños y niñas, y más adelante entre hombres y mujeres.

Así, aparecen los juguetes rosas, que perpetúan acciones asociadas a las mujeres, para ellas; los de acción, para niños, con toda la gama de colores. También se ve una escalera de tijera con los primeros peldaños de un lado rotos, que ejemplifica la dificultad de ascenso de las mujeres en las empresas respecto a sus compañeros hombres. Todas estas poderosas imágenes están respaldadas por datos actuales, de instituciones de la administración pública, que indican que todavía hoy hay una diferencia evidente entre sexos.

Las redes sociales como apoyo del discurso feminista

En la exposición se explicita el poder de las redes sociales en un fenómeno global como el #MeToo. Aunque el #MeToo había sido creado en 1996 por la activista Tarana Burke, en 2017 se hizo viral. Fue una reacción a las actitudes machistas que nunca habían sido explicadas por las mujeres, que afloraron después de haber estado silenciadas durante años e incluso décadas. En un enorme panel se recogen muchos de estos testimonios personales publicados en Twitter.

La participación activa en la exposición, clave desde la entrada

La participación activa del espectador, para que no permanezca impasible ante la claridad de datos que se exponen, se reclama desde la escalera de acceso a la exposición.

Exposición Feminista havies de ser gel hidroalcohólico
Dispensador de gel hidroalcohólico en la exposición «Feminista havies de ser»

En uno de los tramos de descanso de la escalinata monumental del Palau Robert hay un montaje muy oportuno con tres dispensadores de gel hidroalcohólico, para lavarse las manos antes de entrar en la exposición. Se trata en realidad de una estructura que acoge a una encuesta: “La lucha contra la COVID-19 tiene que ser feminista porque…” y el visitante responde este enunciado con las respuestas bajo cada uno de los dispensadores. Es una excelente forma de introducir los nuevos recursos de la nueva realidad dentro del discurso museográfico.

Hay algunos espacios donde el montaje depende de la acción del visitante. Por ejemplo, existe un panel donde se combate el término feminazi. Hay que arrancar unas hojas de papel en las que se dan argumentos para desmontar las afirmaciones del machismo.

Por otro lado, en otra de las salas de la exposición hay un enorme montaje que exige de la participación de los visitantes. Son unas pequeñas impresoras colgadas de las que sale un papel que va mostrando una serie de textos. Se trata de las vivencias relacionadas con el machismo que las mujeres han enviado a la web de la exposición. Según el rango de edades aparecen en una líneas de impresión concreta, creando un panorama coral de experiencias personales materializadas en el papel y compartidas con el público de la exposición.

Montaje de la exposición Palau Robert Feminista tenías que ser
Montaje participativo de la exposición «Feminista havies de ser»

La esperanza del cambio feminista en la sociedad

En un momento en el que vemos que las exposiciones y museos de todo el mundo tienen unos porcentajes muy bajos de público, “Feminista tenías que ser” lleva en menos de 3 semanas más de 12.000 visitantes.

Este éxito refleja la voluntad de la sociedad actual de informarse acerca de cómo luchar contra los machismos del siglo XXI. El público de Barcelona, al menos, está respondiendo con su participación en la exposición en la necesidad de transformar la sociedad y así acabar con las desigualdades que la muestra hace visibles en cada sala.


Exposición «Feminista havies de ser». En el Palau Robert de Barcelona hasta el 29 de noviembre.

¡Feminismos! Una nueva lectura de género en el CCCB

Exposiciones en Barcelona

El pasaporte Articket Bcn para visitar los museos de Barcelona

¿Te ha gustado esta lectura? Suscríbete para recibirlos próximos artículos en tu correo

* indicates required

Deja un comentario