Este Día Internacional de los Museos de 2020 será recordado como el del año en el que los museos lo celebraron de manera online. El lunes, día habitual de clausura de los museos, la mayoría de las instituciones culturales de España llevaban dos meses cerradas, obligadas por la crisis sanitaria de la Covid 19. Por tanto, las celebraciones han debido de realizarse forzosamente en el plano digital.

Una de las grandes citas estuvo organizada por el Museo del Prado. La pinacoteca madrileña, conocida por conectarse cada día en directo desde su perfil de Instagram unos minutos antes de abrir las puestas al público, quería hacer algo diferente, pero continuando esta línea. Durante unas horas, el Museo del Prado conectó con 18 museos de todo el país. Por la doble pantalla del directo de Instagram del museo aparecieron instituciones culturales tan diversas como el Museo de Menorca, el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, el Museo Nacional Thyssen Bornemisza o el Museo Sefardí de Toledo. Museos grandes y pequeños, famosos y desconocidos, participaron en el diálogo con el Museo del Prado, compartiendo emisión en vivo. Por un lado, el museo invitado mostraba una obra de su colección, que relacionaba con otra pieza del Prado que se veía en la otra parte de la pantalla.

Sin duda, este tipo de acciones son interesantes para crear un auténtico ecosistema comunicativo entre instituciones culturales, sumando esfuerzos para multiplicar resultados. No era la primera vez que sucedía algo así, ya que la Casa Batlló organizó el Gaudí Live: una jornada en 2018 en la que se iban intercalando edificios diseñados por Antoni Gaudí a través de Facebook Live.

La tecnología, presente en el museo
Imagen de Invasioni Digitali

No obstante, el evento del Día Internacional de los Museos dirigido por el Museo del Prado sirvió para mostrar la salud de los museos españoles, hablando específicamente del uso de las nuevas tecnologías de comunicación online.

En general, como he mencionado antes, la acción fue positiva. Sin embargo, se observaron muchos fallos en el directo, algunos propios de la improvisación del momento, otros más difíciles de disimular. Por ejemplo, muchas instituciones no fueron capaces de entrar en hora porque no habían solicitado la entrada en el directo, o lo hicieron tras varios intentos; otras comenzaron su intervención con audio, pero sin imagen. También pudimos comprobar cómo había que repetir a los responsables de hablar por cada institución que utilizara los auriculares del móvil para que el micrófono de esta herramienta recogiese el sonido de forma más limpia.

El Museo del Prado conectándose con el Museo de Pontevedra

¿Por qué pasa esto? Porque la gran parte de los museos de España (y sus trabajadores) no están acostumbrados a manejar las herramientas digitales o, cuando lo hacen, no exprimen todas sus posibilidades. Se ha visto que faltan horas de manejo, o a lo mejor hay que seleccionar al personal que esté a la última en la utilización de una herramienta como el directo de Instagram, herramienta que se ha hecho imprescindible en la época del confinamiento. El Museo del Prado puede presumir de mucha experiencia, y se nota en la templanza de su community manager, que no perdió en ningún momento los nervios pese a que por momentos la comunicación no fluía: en la institución madrileña llevan ya dos temporadas con un directo al día, más otra anteriormente en la que se recurría a la tecnología del Periscope. Los problemas detectados ayer tienen solución: basta con que los profesionales del museo conozcan, prueben y trabajen con las herramientas digitales más comunes. Y, evidentemente, tienen que disponer de la dotación material adecuada para ellos y la institución: dispositivos móviles de cierta calidad, wifi en todo el edificio…

Todo esto pasó en el día en que, precisamente por la celebración del Día Internacional de los Museos en unas circunstancias tan virtuales, se debatió mucho en redes sobre la digitalización en los museos. Si la necesidad de estar presente ante el público de forma virtual está llevando a los museos a una inevitable digitalización.

La mayor parte de los intervinientes en estos debates en redes lo miramos con cierto pesimismo: en general, y tras la terrible crisis que ya afecta al sector cultural, casi la totalidad de museos tienen bastante trabajo con sobrevivir. Sólo los grandes buques museísticos se pueden permitir un esfuerzo extra (en lo personal y económico) hacia la digitalización.

¡Si hasta ayer hubo un museo que se excusó del retardo en la comunicación en el directo con el Prado porque no dispone de wifi en las salas!


¿Quieres tener cada semana el último artículo de La Cultura Social en tu correo electrónico? Apúntate en este enlace: https://goo.gl/tiBvdM

2 Comments

  1. Cuadros Escoceses el 21/05/2020 a las 08:39

    Yo asistí a un debate on line (en directo) que se hizo en el thyssen y además de interesante, funcionó la conexión bien.

    • La cultura social el 21/05/2020 a las 19:23

      Muchas gracias por tu comentario.
      En particular, me refería al evento del otro día. Había muchos museos que no estaban habituados a hacer este tipo de directos, porque probablemente sería la primera vez que lo hacían. Y el Museo Thyssen no era uno de ellos.
      Saludos

Deja un comentario