Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

El cómic en los museos españoles

Índice de contenidos:

1. Historias e historietas: el cómic y el museo
2. El IVAM, siempre pionero en el cómic
3. El cómic del Museo Thyssen
4. El Museo del Prado y su implicación con el cómic
5. El cómic en el Museu Nacional d’Art de Catalunya
6. El cómic en el museo, una oportunidad

Historias e historietas: el cómic y el museo

Nada es más poderoso que una buena historia, afirma uno de los personajes de Juego de Tronos en la última temporada. Los seres humanos tenemos una atracción natural hacia las narrativas y los museos están llenos de posibilidades para contar nuevas historias al público a través de sus colecciones y exposiciones. Una de las mejores formas de proponer nuevas narrativas es mediante el cómic: un objeto manejable que cabe en las manos, con un formato conocido y que se ha materializado gracias al dibujo y la creatividad.

El mundo del cómic ha entrado de lleno en los museos en todos los ámbitos. Ahora podemos disfrutar de una exposición sobre el manga en el British Museum de Londres, de una dedicada a Ceesepe en La Casa Encendida de Madrid, mientras que en pocos días abrirá la muestra dedicada a la revista El Víbora en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Por no hablar de una exposición en el que todo un Premio Nacional de Cómic, el dibujante Paco Roca, toma el IVAM con sus ilustraciones: no dentro de un marco, sino literalmente dibujadas sobre la pared.

Paco Roca ante su exposición de El dibuixat.
Imagen de la Página de Facebook del IVAM

El museo es un catálogo de imágenes”, comenta Lluís Alabern, jefe de mediación y programación cultural del Museu Nacional d’Art de Catalunya. Sigue comentando que “el museo tiene que romper con el tradicional choque entre el lenguaje de la cultura popular y el de la alta cultura”. Además, afirma que el cómic es una manera mejor para conocer y reflexionar sobre las imágenes de los museos. Por último, defiende que los adultos también leemos cómics, que ya no son un asunto infantil y adolescente.

En este artículo me gustaría centrarme en la relación de cómic y museos a través de las publicaciones en papel editadas por las propias instituciones culturales. En Francia, probablemente el país que más alta estima tiene al cómic, estos libros son habituales dentro de la estrategia editorial del museo. Allí funcionan como un recurso para niños y para adultos, tan cuidados como los catálogos. Sin embargo, en España sólo contamos por ahora con tres museos que han editado cómics desde sus instituciones: el IVAM, el Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museu Nacional d’Art de Catalunya.

El IVAM, siempre pionero en el cómic

La institución referencia en la valoración del cómic en España es indiscutiblemente el IVAM de Valencia. La historieta aparece a menudo en sus exposiciones, bien como protagonista, como hemos visto con Paco Roca, bien como referencia dentro de las muestras.

TBO IVAM de Daniel Torres y Carlos Pérez

Álvaro Pons, crítico de cómics y comisario de exposiciones del tema, como la mencionada de Paco Roca, recuerda en Twitter que el IVAM publicó un primer cómic en 1990. Se trataba del TBO IVAM, de Daniel Torres y Carlos Pérez. Lo podemos considerar como la primera historieta editada por un museo en España. En 2017 se reeditó este tebeo, al que se sumó la publicación Panoràmica. Un passeig per l’IVAM, un libro ilustrado de Carlos Maiques en el que se muestra vida cotidiana del museo en sus diferentes dependencias.

El cómic del Museo Thyssen

Ana Cela, la directora de Publicaciones y Tienda-Librería del Museo Thyssen explica que la primera publicación de la institución madrileña fue Mitos del Pop de Miguel Ángel Martín. Se editó en 2014 en paralelo a la exposición homónima. Respecto a cómo proyectan cada nuevo álbum, Ana Cela indica “Buscamos nosotros a los autores dependiendo del tema que queramos para la publicación y siempre relacionada con el museo, sus colecciones o sus exposiciones temporales”. Tienen la intención de publicar un cómic al año y de momento podemos contar Museomaquia de David Sánchez y Santiago García, Dos holandeses en Nápoles de Álvaro Ortiz y Balthus, conde de Rola de Tyto Alba.

Mitos del Pop, el cómic de Miguel Ángel Martín

Uno de nuestros fines era el de llegar a más públicos y creemos que lo estamos consiguiendo. Tenemos presencia en ferias de cómics y en tiendas especializadas”, continúa la directora del Área de Publicaciones del Museo Thyssen. Las otras instituciones que editan cómic en España también suscriben estas palabras.

Detalle de Dos holandeses en Nápoles de Álvaro Ortiz

El Museo del Prado y su implicación con el cómic

José Manuel Matilla, jefe del Departamento de Dibujos y Estampas del Museo del Prado explica que comenzaron con El tríptico de los encantados de Max en 2016, como complemento de la exposición de El Bosco. Otros cómics del catálogo El perdón y la furia, de Altarriba y Keko, sobre el pintor José de Ribera; e Idilio. Apuntes de Fortuny, de Montesol, dedicado a la muestra monográfica de este pintor catalán.

Detalle de Idilio. Apuntes de Fortuny de Montesol

Estamos muy satisfechos con los resultados en todas las publicaciones, pues se trata también de ofrecer la variedad visual que presenta hoy el día el mundo de cómic” y se ha llegado a más públicos por un doble camino: “por un lado hemos llegado al lector habitual del cómic que no siempre es visitante del Prado, y por otra parte hemos llevado el mundo del cómic al visitante del museo, que no siempre es lector de tebeos”, dice José Manuel Matilla.

Como responsable del Departamento de Dibujos y Estampas del Museo del Prado, José Manuel Matilla comenta: “Elijo personalmente al autor en función de su obra y de su adecuación gráfica con la obra seleccionada. A partir de este punto le proponemos el desarrollo de una historia que se inspire en la obra de un artista determinado y discutimos con él los puntos esenciales en los que me gustaría que se centrara. Pretendemos seguir editando cómics que coincidan con las principales exposiciones que se celebren en el museo y lógicamente ya estamos pensando en los siguientes sin tener todavía nada cerrado”. Los cómics toman las obras del museo como punto de partida para la creación de una historia nueva en la que el creador desarrolla el tema o la pintura que le proponemos, a excepción del cómic monográfico del Bicentenario: Historietas del Museo del Prado de Sento.

Portada de Historietas del Museo del Prado de Sento

El cómic en el Museu Nacional d’Art de Catalunya

El Museu Nacional tiene la relación más próxima con el mundo del cómic. Durante dos fines de semana del año, en el vecino recinto ferial de Barcelona, situado a los pies del museo, celebra el Salón del Cómic y el Salón del Manga, reconocidos como los mejores de España.

En 2016 se firmó una colaboración en la que los visitantes del Salón del Cómic podían entrar con su billete en el museo hasta un mes después del evento. También se expuso la obra de Santiago García y Javier Olivares en las salas, inaugurando un vínculo entre cómic y exposiciones que se mantiene hasta hoy, con una última muestra sobre las nuevas aventuras de El Corto Maltés.

Apuntes para la creación del cómic Gótico

La colaboración pasó de periódica a constante: uno de los directivos del Salón del Cómic es profesor en la escuela de ilustración Joso: los alumnos iban a dibujar al museo y crearon viñetas que se exponían en las salas. Lo más importante de cara al tema de las publicaciones editadas por los museos es que a los profesores Sagar y Jorge Carrión -ilustrador y guionista, respectivamente- se les invitó a hacer un proyecto de cómic. El resultado fue Gótico, un relato posmoderno y no narrativo que analiza la colección del Museu Nacional, surgido de la visita de los autores durante un año. “Una vez acabado el cómic se habló con la editorial Norma Comics, que aceptaron, ya que, además de ofrecerle un producto de calidad, diversifica sus libros y los puede vender dentro de un museo”, comenta Alabern, jefe de mediación y programación cultural del Museu Nacional d’Art de Catalunya. A partir de Gótico, sus mismos autores crearán un nuevo cómic.

Gótico, el cómic del Museu Nacional d’Art de Catalunya

El cómic en el museo, una oportunidad

Museo Thyssen, Museo del Prado y Museu Nacional d’Art de Catalunya e IVAM: de momento sólo hay cuatro museos de España que creen en el cómic como una herramienta para examinar las obras que contienen sus instituciones. También sirve tanto para que el museo entre en las casas a un público que en muchos casos es diferente al habitual, como para que llegue a tiendas de cómics y ferias de cómic. Además, como observamos, las grandes editoriales están abiertas a la colaboración para posicionar sus productos en las tiendas físicas y online de los museos y ganar así nuevos lectores.

¿Por qué no sumar nuevas instituciones culturales de España al mundo de la historieta?

 

 


¿Quieres tener cada semana el último artículo de La Cultura Social en tu email? Apúntate en este enlace: https://goo.gl/tiBvdM

Deja un comentario