Después de un mes de confinamiento, todos los sectores se han visto afectados en mayor o menor medida por la obligatoriedad de quedarse en casa. Los artistas y creadores son unos de los profesionales que han cambiado su forma de vida, como ha atestiguado Montaña Hurtado en esta entrevista, y que están muy perjudicados económicamente por la situación extraordinaria. Esto se observa con el cierre de museos, instituciones culturales y galerías, pero también con la paralización del mercado del arte en todas sus ramificaciones: ahora no existen festivales, ni bienales, ni ferias, ni proyectos municipales con artistas…Y, por temas de aforos y de seguridad sanitaria, la normalidad de la vida cultural tiene una fecha lejana de vuelta.

La comunicación de las instituciones culturales en tiempos de coronavirus

En otros países de nuestro entorno, como Francia, Italia o Alemania, los gobiernos han ideado fórmulas para ayudar a los profesionales del sector cultural. En España, las quejas de varias asociaciones del gremio fueron respondidas por unas duras palabras del Ministro de Cultura, afirmando que no es el momento de actuar desde su administración, que toca centrarse en contener el coronavirus. O lo que es lo mismo: que la cultura puede estar la última de la cola en las reclamaciones. Después de un Apagón Cultural bastante indefinido en formas y objetivos, un anuncio de una reunión entre Hacienda y el Ministerio de Cultura ha acabado en unas promesas, también indefinidas, para la reactivación de la cultura.

Mientras no se terminan de cuajar soluciones para ayudar a los artistas, he ido observando otras maneras de hacerlos presentes de la mano de instituciones y administraciones. Porque, más allá de ofrecer sus trabajos de forma altruista para la gente, ya es hora de que los creadores vayan recuperando su sitio dentro del ecosistema cultural, sustentados por las entidades necesarias para mostrar sus obras a la sociedad.

Uno de los ejes fundamentales es el de la visibilidad del artista desde las infraestructuras culturales, que no se rompa esa relación entre creador y centro de exposición. Por ejemplo, la Fundació Vila Casas, que atesora una excelente colección de arte contemporáneo, ha creado las Cápsulas de confinamiento en las que pregunta a los creadores presentes en su catálogo, como Ignasi Aballí, Eulàlia Valldosera o Pilar Aymerich, cómo viven este período.

Fotografía de Pilar Aymerich para la web de la Fundació Vila Casas

Otra institución que ha contado con la voz de los artistas para ilustrar los tiempos del coronavirus está siendo el Centro de Arte Dos de Mayo de Móstoles. El proyecto #UnMetroYMedio propone a los artistas residentes en la Comunidad de Madrid que expliquen cómo trabajan en tiempos de cuarentena, recurriendo a los medios a su alcance, planteando futuros posibles y narrando los presentes extraños. Hasta el momento, todos los artistas muestran un trabajo artístico artístico realizado para la ocasión en formato de vídeo, que se cuelga además en el canal de Youtube del Centro de Arte Dos de Mayo. Cada tres días se publica en las redes una nueva intervención que, además, será retribuida. Un hecho que “se aleja del altruismo y la gratuidad, constituyendo una llamada a la responsabilidad ética y a la protección de nuestro medio: la importancia de retribuir el trabajo realizado”, según se comenta en la web del proyecto.

Ángela Cuadra, Declaraciones.
Imagen de la web del Centro de Arte Dos de Mayo

Por otro lado, las iniciativas de las administraciones locales serán las que funcionarán mejor para salir adelante de este momento tan disruptivo causado por la crisis sanitaria del coronavirus. Los ayuntamientos han sido los primeros que han movido ficha para apoyar a los creadores de su entorno, sabiendo que son parte esencial de su tejido social y económico.

En línea con la actividad de la Fundació Vila Casas, el Concello de A Coruña, a través de su Concellería de Educación e Cultura, puso en marcha la iniciativa A nosa arte en corentena, en la que los artistas comentan cómo están viviendo la experiencia del confinamiento utilizando los perfiles de la institución gubernamental.

A Nosa Arte en Corentena
Imagen oficial de la web de la Concellería de Cultura de A Coruña

Otra manera de apoyar a los artistas es a través de eventos online. Así, el Ayuntamiento de Cáceres ideó el Festival En Casina, con la participación de 41 artistas de varias disciplinas, todos de la ciudad extremeña, que tuvieron actuaciones de 15 minutos para mostrarse desde los perfiles de sus redes sociales. El Ayuntamiento de Utrera, en la provincia de Sevilla, también realizó un evento online que en principio era exclusivamente participado por músicos locales, pero que se acabó abriendo a artistas plásticos, actores, performers y otros profesionales de la cultura: la página del Ayuntamiento de Utrera fue el escenario de este festival. Parecida ha sido la iniciativa del Ayuntamiento de Tomares, que a través del perfil de Instagram @TomaresJoven organizó conciertos de varios intérpretes de esta localidad sevillana.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha dado un paso más en este tipo de convocatorias. Ha diseñado un concurso para artistas que no hayan expuesto en las salas municipales. Los que quieran participar tienen que etiquetar sus obras en sus perfiles de Instagram, Facebook o Twitter con el hashtag #ComoartistasporsucasaCHZ. Las obras se irán publicando en las redes sociales del Centro de Historias municipal y las mejores se recrearán en vinilo para ser expuestas en las salas de dicho Centro.

Pero, como sucedía con la acción de CA2M, es necesario apoyar económicamente a los artistas, no sólo ofrecerles una ventana virtual. En este sentido, el Ayuntamiento de Murcia ha diseñado el plan Reactivos Culturales, con 700.000€ para la contratación inmediata de proyectos culturales. Y, no menos importante que la inyección económica, el consistorio de Murcia apuesta por un nuevo modelo cultural para la ciudad, en el que incluyen puntos tan importantes como el apoyo al talento local en todas sus etapas o la creación de un ecosistema cultural.

Proyecto Reactivos Culturales del Ayuntamiento de Murcia

Todas estas iniciativas vuelven a plantear la necesidad de ofrecer un soporte visual y económico desde administraciones e instituciones a los artistas que, de momento, es insuficiente.

Recordemos una idea que comunicó la Organización Mundial de la Salud meses antes de que el coronavirus nos golpease con tanta virulencia: que el arte y la cultura benefician seriamente la salud. ¿Por qué ahora nos olvidamos de apoyarlas?


P.S. ¿Conoces más iniciativas de museos e instituciones culturales que apoyen a artistas en estos tiempos de confinamiento? ¿Sabes de ayuntamientos, diputaciones o gobiernos regionales que estén aprobando ayudas, concursos u otras acciones para reavivar la creación cultural?

Responde en los comentarios o escribe a contacto(arroba)laculturasocial.es. ¡Me encantará conocerlas!


¿Quieres tener cada semana el último artículo de La Cultura Social en tu correo electrónico? Apúntate en este enlace: https://goo.gl/tiBvdM

Deja un comentario