La muerte del escritor Carlo Ruiz Zafón nos ha sorprendido hoy a todos. El autor de la saga El cementerio de los libros olvidados fue un fenómeno superventas a nivel mundial gracias a su best seller La sombra del viento.

Sus novelas tienen lugar en Barcelona, su ciudad natal. Una urbe alejada de los lugares comunes del modernismo y de la luz mediterránea empleados por muchos literatos de las últimas décadas. En las páginas de sus libros nos acerca a una Barcelona oscura de la primera mitad de siglo XX, con los personajes viviendo sus peripecias en la zona alta de la ciudad. El entorno de la avenida del Tibidabo, las masiones de San Gervasi y Sarrià, con sus imponentes arquitecturas señoriales y casi fantasmagóricas, son tan protagonistas como la famosa librería fantástica que esconde en algún punto bajo la Rambla de Santa Mónica.

La avenida del Tibidado a principios de siglo XX
Postal de la Biblioteca Nacional de España

El éxito internacional de Ruiz Zafón repercutió directamente en el turismo de Barcelona. Las rutas para descubrir la ciudad descrita en La sombra del viento se multiplicaron, tanto por las Ramblas como por la zona del Tibidabo o los cementerios centenarios, como el del Poblenou, ofreciendo un nuevo espacio para el turismo alejado de los recorridos más famosos. En las librerías locales, especialmente las más céntricas, es habitual encontrar su obra más famosa en varios idiomas, como un souvenir más. Porque la obra de Carlos Ruiz Zafón ha sido un fenómeno que trascendió lo puramente literario, algo que no ha pasado con otros escritores también muy vendidos y cuyas novelas transcurren fundamentalmente en Barcelona, como son Juan Marsé y Eduardo Mendoza.

La obra de Ruiz Zafón situó a Barcelona -aún más- en el mapa de la literatura mundial. Cuando en 2015 Barcelona recibió por derecho propio el título de Ciudad de la Literatura de la UNESCO, en el dossier presentado para que la candidatura recibiera ese galardón se incluía a Carlos Ruiz Zafón dentro del “panorama muy prometedor para nuestra literatura en el siglo XXI, con una importante expansión por Europa a través de las traducciones de este y otros escritores.

Por tanto, Carlos Ruiz Zafón, a través de su tetralogía de El cementerio de los libros olvidados transformó la vida turística de Barcelona. Porque los ávidos lectores de sus páginas quieren revivir en la capital catalana aquellos lugares que han imaginado desde cualquier lugar del mundo.

¿Te ha gustado esta lectura? Suscríbete para recibirlos próximos artículos en tu correo

* indicates required

Deja un comentario