Análisis de Redes Sociales aplicadas a ámbitos culturales

Arte y cómic: una influencia de ida y vuelta

Muchos autores hablan del cómic como el noveno arte. Lo que en un inicio se concibió como un medio gráfico para contar historias infantiles y juveniles, hoy es todo un fenómeno de masas. En su camino hacia las artes, Umberto Eco defendía que el cómic se puede analizar perfectamente aplicando ciertas ideas estéticas, como a cualquier expresión artística. Incluso podemos encontrar dibujos excepcionales que pueden ser equiparables a una obra de arte tradicional. Por ejemplo, examinemos las viñetas de los superhéroes de Frank Miller, las de los espacios urbanos de Katsuhiro Otomo, los delicados ambientes por los que pasea el Corto Maltés de Hugo Pratt, o las recreaciones mitológicas y futuristas de David Rubín: algunos de estos diseños merecerían estar expuestos en las salas de los mejores museos del mundo.

Frank Miller: Página de Sin City               ©Frank Miller

Cuando nos movemos en un entorno creativo, sea la disciplina que sea, es lógico que exista un diálogo constante entre las diferentes artes. Los cineastas y los fotógrafos toman las composiciones y las perspectivas de la pintura, los pintores han llevado a sus lienzos los encuadres de la fotografía, la danza toma la escenografía del cine y del teatro, etc. Así que es normal que entre los grandes dibujantes (tanto los creadores de cómics como los pintores, escultores y los diseñadores, cuya base de trabajo está en el dibujo) haya una influencia de ida y vuelta.

En la actualidad hay muchos historiadores del cómic que intentan determinar cuál ha sido el peso real de la historieta sobre el arte de las vanguardias. La evidencia principal está en “Sueño y Mentira de Franco” de Pablo Picasso. El artista malagueño estructuró en este grabado de 1937 una acción en 9 viñetas, exactamente como una historieta. De Picasso incluso circula una curiosa anécdota: que había creado un cómic en su día, simplemente como ejercicio creativo, pero, al no conservarse ningún ejemplo ni haber ningún testigo de los dibujos, este acontecimiento entra dentro de la categoría del mito. Unos 25 años después llega el segundo hito de la influencia entre arte y cómic: las viñetas presentes en los cuadros de Roy Lichtenstein que se han convertido en un icono del pop art.

Sueño y mentira de Franco, 1937, de Pablo Picasso
© Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Volviendo a Picasso, se puede afirmar que el cubismo y todos los movimientos influenciados a partir de esta vanguardia, están ligados indisolublemente al cómic y a la historieta gráfica por su manera de representar espacio y movimiento. Los cubistas querían desarrollar en las dos dimensiones del papel y del lienzo figuras desde varios puntos de vista. Las vanguardias deudoras del cubismo, como el futurismo y el constructivismo, toman esa forma de representación de las figuras y, además, multiplican las acciones de un mismo personaje en diferentes lugares del cuadro.

Uno de los artistas latinoamericanos que bebió de las enseñanzas del cubismo fue el uruguayo Joaquín Torres García. A partir de 1927 desarrolla un estilo totalmente personal, el universalismo constructivo. En la colección de la Fundación MAPFRE hay un magnífico ejemplo de esta época, el dibujo “Constructivo con ferrocarril” de 1930. Torres García utiliza todo el espacio del papel para colocar toda una serie de pictogramas pertenecientes a la vida urbana. Igual que los cubistas, los elementos se reducen a una mínima expresión y se distribuyen por el papel con una perspectiva plana. Esta obra gráfica también recuerda al mundo del cómic por la distribución en bandas diferenciadas y por la manera de estructurar las acciones dentro de cuadros, que se podrían corresponder con viñetas para individualizar las acciones.

Joaquín Torres-García: Constructivo con ferrocarril © VEGAP. Madrid, 2015 © COLECCIONES FUNDACIÓN MAPFRE

Joaquín Torres García está presente en la colección MAPFRE con otra obra constructivista: “Arte Constructivo” de 1938. Aquí no hay una escena, sino que hay varios símbolos representados, cada uno dentro de su propia celda. Exactamente igual que una página de un cómic, aunque la relación no sea directa.

Joaquín Torres García: Arte constructivo © VEGAP. Madrid, 2015 © COLECCIONES FUNDACIÓN MAPFRE

En resumen, mientras esperamos un estudio definitivo de la influencia del cómic en el mundo del arte de las vanguardias, podemos hacer miles de especulaciones acerca de cómo se relacionaban los artistas con estas obras gráficas. Mientras, en la obra en papel de la colección de MAPFRE podemos buscar las relaciones entre las diferentes disciplinas creativas que tienen el dibujo como base.

BIBLIOGRAFÍA
CABANNE, Pierre.- El siglo de Picasso. Ed. Ministerio de Cultura, Madrid, 1982.
ELRICK-MANLEY, Marianne (comisaria), Joaquín Torres-García: una vida en papel, cat. exp. Madrid, Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, 2008.
WEBGRAFÍA

Deja un comentario